"No puede ser que estemos aquí para no poder ser"


Aunque la naturaleza se oponga
-dijo-
nos encontraremos

pero
nuestra naturaleza
siempre ha sido el desencuentro.






BARROW AND WOMAN ARE SLAIN BY POLICE IN LUISIANA TRAP
— New York Times
On May 23, 1934, the bank robbers Bonnie Parker and Clyde Barrow were shot to death
in a police ambush as they were driving a stolen Ford Deluxe along a road in Bienville Parish, La.


(Bonnie & Clyde, por Alex Solis)
Clyde Barrow vio por primera vez a Bonnie Parker saliendo de un banco. La siguió por varias cuadras e intentó robarle su dinero. Antes de que pudiera correr ya Bonnie lo apuntaba con un arma. Clyde se quedó inmóvil mientras Bonnie lo apuntaba, él la miraba fijamente, ella lo miró de arriba abajo y quizás dijo "Tienes agallas, servirás". Y así comenzó todo. Para la primavera en la que Roosevelt asumió la presidencia, ya se habían convertido en enemigos públicos. Un día, a finales de mayo del 34, la policía emboscó a la pareja, los oficiales vaciaron sus municiones contra un carro en movimiento. Así terminó todo. Las noticias anunciaron la muerte de una pareja de ladrones de banco. Lo que no sabían es que Bonnie y Clyde nunca murieron. Luego de aquel suceso de ningún testimonio se pudo obtener el haber visto a Bonnie empuñar un arma alguna vez. Nadie nunca vio a Bonnie cargar y disparar un arma. Excepto Clyde.